Emprendedores ¡cuidado con sus finanzas!

Enviado el Mar, 18/03/2014 - 18:41
Emprendedores ¡cuidado con sus finanzas!

Ser emprendedor no es una tarea fácil: embarcarse en la búsqueda del proyecto perfecto, destacarse, lograr poner en marcha ideas de negocio y mantenerse en el mercado son solamente unas de las cosas que preocupan a quienes deciden apostarle a la independencia laboral. Y es que a la hora de crear una empresa aparece el problema del dinero y de la forma de financiar la operación del naciente proyecto que, de no ser manejada adecuadamente, podría llegar a desanimar y a dejar una muy buena idea en el aire.

Debido a que muchas de las pequeñas y medianas empresas carecen de una estrategia financiera es común que empleen la tarjeta de crédito personal para financiarse y ¡grave error! porque de esta manera el costo de financiamiento resulta más elevado, el crecimiento de la empresa puede verse afectado y se pueden poner en riesgo las finanzas familiares teniendo en cuenta que las tasas de interés de las tarjetas de crédito personales son más altas que las corporativas.

Los emprendedores deben buscar fuentes de capital para desarrollar sus planes de negocio, siendo su principal opción los ahorros y recursos propios. No obstante atender las necesidades del negocio utilizando dinero del propio bolsillo reduce significativamente la rentabilidad del negocio. Para un empresario es esencial diferenciar el presupuesto personal del corporativo y fijar un salario que se convertirá en su ingreso para atender las obligaciones de su presupuesto personal y familiar.

Si usted ha decidido poner en marcha su propia empresa o tiene pensado hacerlo en poco tiempo, lo ideal es que siga estas recomendaciones para que las finanzas no se conviertan en la piedra en el zapato de su emprendedor ingenio:

  1. Realizar dos tipos de presupuesto: El presupuesto Familiar o personal y el presupuesto de la empresa.
  2. Fijar un monto de salario razonable, teniendo en cuenta el tamaño y ganancias de la empresa. Si bien la empresa es suya, usted también debe recibir un ingreso fijo como cualquier otro empleado.
  3. Revisar por separado los presupuestos y realizar ajustes que permitan ahorrar y optimizar los recursos.
  4. Evitar utilizar la tarjeta de crédito personal para financiar los gastos de la empresa.
  5. Considerar y evaluar opciones de seguro y microseguros que puedan respaldar la operación del negocio.
  6. Elaborar registros fiscales, operativos y contables con el fin de tener un mayor control de las operaciones e identificar cualquier anomalía que afecte el buen funcionamiento de la empresa.

---
Sigue a Laura en twitter: @lalarodriguezc

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.