Blog de Consejos

Aquí podrás obtener ayuda financiera para que puedas cumplir tus obligaciones financieras del día a día y también para que puedas ahorrar o prevenir lo que venga en el futuro.

Cuando regresamos de vacaciones es difícil reacomodarnos a nuestra vida diaria, esto incluye ajustar las finanzas, hacer pagos y volver a organizarnos económicamente.

Guardar los ahorros en una cuenta es mucho más seguro que guardarlos debajo de la cama o en algún lugar secreto de la casa; pero lo cierto es que puede hacer mucho más con su dinero, y lograr que crezca más de lo que se imagina. Si unos años atrás empezó a ahorrar y ha logrado juntar cierta cantidad, es momento de ponerla en movimiento para que empiece a producir.

Pedir un préstamo y obtenerlo el mismo día, en cuestión de horas o minutos, sí es posible. En diferentes países de Latinoamérica están presentes los préstamos rápidos, microcréditos, préstamos inmediatos, entre otros nombres, y Colombia no es la excepción.

Los colombianos se están animando a tener carro propio y dejar atrás el Transmilenio, los taxis y transporte público. En muchos de los casos, porque representa mayor comodidad poder manejar el vehículo por las rutas que desee, llevar la cantidad de cosas que quiera, poner la música que se le antoje y disfrutar de esa libertad.

En todos lados es posible encontrar un favorito. En la oficina, nunca falta el favorito del jefe; en el colegio, el estudiante predilecto de los profesores; incluso está el nieto favorito, aunque las abuelas se empeñen en negarlo. Y aunque no lo crea, los bancos también tienen “clientes favoritos”, y volverse uno de ellos no tiene por qué ser imposible.

Las personas que dicen tener suficiente con el sueldo que ganan son una especie en extinción. Lo más común es que escuchemos a la gente quejarse porque se acabaron muy rápido su quincena, están envueltos en deudas o no les alcanza para todo lo que necesitan.

Así como cada persona tiene una personalidad diferente, también tiene diferentes necesidades. Es por eso que los bancos y entidades financieras no pueden ofrecer solo un producto y pretender que les sirva a todos. En realidad, estas instituciones han preparado diferentes opciones para que cada persona que necesite solicitar dinero prestado, escoja de acuerdo con su perfil.

¿Existirá un “rey de los créditos”? Para algunos, se trata del de libranza. Se ha coronado como uno de los créditos más solicitados en el mercado colombiano y también como uno de los más convenientes, ayudando a que muchas personas solucionen sus urgencias y cubran los gastos necesarios con este dinero “extra”.

En algún momento de nuestra vida, todos nos hemos visto obligados a pedir dinero prestado. Ya sea para una emergencia, aprovechar una promoción muy buena, entre otras situaciones que se presentaban cuando no teníamos el dinero necesario. Entonces, ¿será malo hacerlo?