¿Cuándo NO debe pedir un crédito de libre inversión?

Enviado por Equipo Comparabien el Mié, 24/08/2016 - 10:02
Aunque no tiene nada de malo solicitar un crédito para asumir algún tipo de gasto o darse un gusto, sí hay ocasiones en las que simplemente debería abstenerse.

Muchas personas viven asustadas del mundo crediticio, cuando la realidad es que no hay nada que temer. Si da los pasos adecuados y cumple con sus obligaciones, el crédito será una ayuda más que una molestia.

Sin embargo, hay situaciones en las que optar por pedir dinero prestado no es lo correcto. A veces, lo mejor que puede hacer es decir que no a esas ganas de darse un gustito o al viaje que todavía no realiza. ¿Sabe cómo reconocer cuando un crédito es más un mal que un bien?

1. Cuando no sabe qué implica un crédito:
Si no tiene claro que un crédito no es un adicional o una extensión de su sueldo, sino un dinero que toma prestado y que tendrá que devolver, es mejor que ni lo pida. Asegúrese de tener en claro que es una RESPONSABILIDAD que deberá cumplir todos los meses.

2. Cuando ya tiene otro crédito:
Evalúe su nivel de deudas y si este sobrepasa lo aconsejado, mejor piénselo dos veces. ¿Qué tal si primero cancela algunas deudas y luego opta por el crédito que desea? Establezca prioridades.

3. Cuando no ha comparado las opciones:
Si está a punto de solicitar un crédito con cualquier banco sin antes haber comparado las tasas de interés y condiciones, mejor que se detenga a pensarlo. No ver lo que le ofrecen otros hace que a veces opte por la opción equivocada. Compare las alternativas y luego de verlas, elija la que le convenga.

El crédito es bueno, siempre y cuando entendamos lo que significa y sigamos los pasos necesarios para hacer de él la mejor alternativa.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios