4 reglas para usar su tarjeta en los veintes

Actualizado el 30 de Noviembre 2015
La juventud puede ser sinónimo de despilfarro así que mejor tomar precauciones.
4 reglas para usar su tarjeta en los veintes

Dicen que una de las mejores herramientas para iniciar la vida crediticia son las tarjetas de crédito; sin embargo, si no sabemos usarlas no solo podrían significar el inicio sino también nuestro final financiero por todas las deudas que nos ocasionarán.

La opinión de la mayoría es que los jóvenes no saben administrar sus gastos, pero si usted acaba se encuentra a mediados de sus veintes, viviendo la experiencia de los primeros trabajos y disfrutando de los primeros sueldos, estos consejos le serán de mucha utilidad.

Lista de Productos Sugeridos

Productos Recomendados:

Tarjetas de Crédito

Banco BBVA Colombia S.A.

Visa Aqua BBVA

desde 41,99% EA

BENEFICIOS:Aliados y Puntos BBVAViajes BBVASolicítala en minutos y 100% en línea.Tarjeta Amparada BBVA

Aplican condiciones según las especificaciones de cada producto

1. Ponga un límite en su línea de crédito

Que tenga mucho para gastar no significa que deba usarlo todo. En realidad, si usa más del 40% de su línea de crédito mensualmente, los bancos comenzarán a verlo como un peligro. Lo recomendable sería que durante el primer año de uso de la tarjeta –y para que vaya acostumbrándose- utilice solo el 10 o 15%.

2. Que cada compra le devuelva algo

Es decir, utilice su tarjeta siempre y cuando haya alguna promoción o le ofrezca ganar puntos, así estará obteniendo algo cada vez que compra. Ahora, si su tarjeta no le está dando ningún beneficio, probablemente sería mejor cambiarla por otra que sí le dé puntos, millas o bonos de ese tipo. Para comparar las tarjetas puede usar el comparador de plásticos de Comparabien.

3. Cancele todo en una cuota

Al menos durante la primera mitad de año, así podrá formar un hábito importante y aprenderá que diferir las compras en muchas cuotas solo le hacen pagar más intereses.

4. Sepa cuándo decir no

Si le ofrecen más tarjetas (lo que probablemente harán una vez que siga estas reglas y demuestre ser un buen cliente), sea lo suficientemente sabio como para saber cuándo aceptar y cuándo seguir de largo. Sus finanzas se lo agradecerán. Ser joven no tiene por qué ser sinónimo de “banca rota”, ponga en práctica estos consejos y disfrute de sus veintes.

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.