3 rasgos de la personalidad que no le ayudan a ahorrar

Enviado por Equipo Comparabien el Mié, 08/08/2018 - 16:35
A veces, la explicación para tener tantos problemas en mantener un ahorro está simplemente en nuestro carácter, pero podemos cambiarlo.

Cuando se trata de ahorrar, podemos distinguir a personas que son muy buenas haciéndolo, no les cuesta guardar dinero y ponerse límites; por otro lado, encontramos a quienes lo hacen porque saben que deben, pero es una tarea difícil y a duras penas logran cruzar la raya de lo “recomendable”. Pero también están aquellos que de tan solo escuchar la palabra ahorro, ya tienen erupciones en la piel.

Este último grupo, lo ha intentado mucho, pero sin importar qué, no parece llegar al método, el instrumento o la forma ideal de hacerlo, pues no logra mantener un ahorro decente por más de tres meses seguidos. Sin embargo, aunque pensemos que se trata de una falta de concientización o de técnica, hay algunas características o rasgos de nuestra personalidad que también nos impiden ahorrar y que, si apuntamos a cambiarlos, definitivamente podremos mejorar en esa área.

>>>Encuentra el mejor CDT para ti <<<

1. Falta de control
Esto es algo clásico en los malos ahorradores. No poder resistirse a un antojo, aunque ya no tengan dinero para costearlo, o ser víctimas de las compras compulsivas o emocionales, es algo clásico para ellos. Es necesario trabajar en los límites y en la falta de control para poder ceñirse al presupuesto (en caso no tenga uno, créelo). Recordar que no siempre hay que ceder y que es bueno aprender a decir no.

2. Impaciencia
Lograr ver un monto de ahorro que te haga sentir bien y decir “lo estoy logrando”, puede tomar algunos meses. Muchas personas se desaniman a las semanas porque piensan que no están ahorrando lo suficiente o que el dinero no está creciendo. Incluso al optar por un CDT o una cuenta de ahorros, los intereses se verán con el tiempo. Por eso, es necesario entender que ahorrar para una meta requiere un plazo determinado y que lo mejor es la constancia.

3. FOMO (Fear Of Missing Out)
Significa “Miedo de Perderse Algo” y es un problema principalmente para los jóvenes y jóvenes adultos. Quieren participar de todas las actividades que su grupo planea, estar en todas las comidas, las idas al cine, comprar las mismas cosas, etc., porque no quieren estar “fuera del grupo” o desentonar. Esto los lleva a gastar más dinero del que deberían en estas cosas. De nuevo, la importancia del presupuesto es vital y comprender que no es necesario estar en todo, todo el tiempo.

>>>Conoce dónde te conviene abrir tu CDT <<<

Si logras comprender cuáles son los rasgos de tu carácter que te hacen más difícil ahorrar, podrás trabajar en ellos y empezar a cumplir sus metas. Además, no olvides que otro elemento que te hará más fácil la tarea es una cuenta de ahorros, pues te permitirá mantener el dinero fuera de su vista y recibir intereses a fin de mes.

¿Quiere comparar cuentas y encontrar la que más le pague y le convenga? Hágalo aquí.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios