Entérese por qué la tarjeta de crédito es la mejor garantía al momento de solicitar un crédito

Enviado por Equipo Comparabien el Mar, 25/12/2018 - 09:03
Si nunca ha tenido relación alguna con el sistema financiero y busca financiar algún proyecto, lo más probable es que le nieguen el crédito.

Hay muchas personas que viven aterrorizadas de todo lo que tenga que ver con los bancos. Tener claro que el ahorro es necesario e importante es básico para lograr mantener estabilidad financiera, pero lo cierto es que cuando se trata de implementar proyectos o realizar algún gasto relativamente grande, muchas veces el tiempo no está de nuestro lado, por lo que, si recurrimos solo a nuestros ahorros, no podremos concretar la meta deseada ni aprovechar ciertas oportunidades a tiempo.

En esos momentos, recurrir al crédito es una medida más que válida, pues a través de un crédito de consumo, uno hipotecario o vehicular, puede alcanzar las metas propuestas. Sin embargo, esto no será posible si durante toda su vida ha huido de las entidades financieras. ¿Por qué? Porque cuando estas busquen su historial crediticio para verificar cuál ha sido su comportamiento, si es un buen pagador y si tiene capacidad de endeudamiento, no encontrarán nada.

Muchas personas creen que un historial inexistente es igual que un historial positivo, pero lo cierto es que eso está muy lejos de la verdad. Si bien no se está diciendo que es un deudor, al no tener información sobre sus finanzas, la duda que se genera es muy grande y no se puede saber a ciencia cierta si representa un riesgo o no. Lo más probable es que al solicitar un crédito de un monto grande, este sea denegado.

Para cambiar esto, los expertos recomiendan iniciarse con una tarjeta de crédito. Ahora, esto no quiere decir endeudarse, por el contrario, la clave para lograr que lo ayude a construir un buen historial es justamente darle un buen uso.

¿Cómo hacerlo? Busque el plástico que más le convenga, esto quiere decir, aquel que le ofrezca facilidades y hasta descuentos que pueda aprovechar. Esto puede sumar y ayudarlo, además, a generar un ahorro.

Luego, al adquirir la tarjeta, úsela regularmente, sin abusar, para gestionar algunas compras que planeaba hacer en efectivo, y de esa manera, pagarlas en una sola cuota, pues en la mayoría de casos no se generan intereses al hacerlo de esta manera.

No lo olvide, adquirir una tarjeta de crédito no significa que pagará más. Utilícela sabiamente y si no quiere pagar intereses, difiera a una sola cuota y pague antes de su vencimiento.

Johanna Bernuy | Periodista y Blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios