El dinero: el “coco” de quienes padecen crometofobia

Enviado el Mié, 29/10/2014 - 10:49
El miedo al dinero puede ser la raíz de los problemas financieros
El dinero: el “coco” de quienes padecen crometofobia

Probablemente nunca se ha preguntado cuál es la sensación que a usted le produce el dinero, y si por alguna razón lo ha hecho, podría notar que lo percibe con cierto recelo. Hemos crecido escuchando que “el dinero vuelve a la gente mala”, que “es mejor no tener tanta plata” y muchas otras falsas ideas que de alguna u otra forma han definido nuestro comportamiento frente al dinero y las finanzas.

Es precisamente ese temor infundado el que nos ha convertido en esclavos del sistema financiero, de las deudas y de las tarjetas de crédito. El miedo al dinero ha impedido que desarrollemos nuestra inteligencia financiera y, por lo tanto, nos vemos atrapados en un círculo de deuda-consumo del cual resulta prácticamente imposible salir bien librado. Esta falta de conocimiento unida a previas experiencias vividas con el dinero, han hecho que percibamos su tenencia como algo peligroso, que puede lastimarnos y que atenta contra nuestro bienestar. Muchos habremos sido testigos de la extorsión o el secuestro de alguien adinerado, de numerosas peleas entre familias o parejas por dinero o, bien, de situaciones en las que pareciera que este precioso medio de intercambio fuera más bien sinónimo de escasez y, por lo tanto, terminamos asumiendo que la mejor forma de evitar estas dificultades es no tenerlo.

Si nunca habíamos pensado que el dinero podría resultar tan terrorífico como las alturas, las serpientes, los ratones o las cucarachas, es momento que conozcamos que podríamos estar padeciendo crometofobia, que no es otra cosa que un persistente e injustificado miedo al dinero. Esta particular fobia podría estar bloqueando nuestra capacidad para administrar eficientemente nuestro capital y ejecutar acciones que puedan incrementar nuestro patrimonio, al pensar constantemente que no merecemos el dinero, que no es para nosotros o que nunca podremos tener una cantidad suficiente para vivir cómodamente.

Es imposible negar que el dinero hace parte de nuestra vida y por lo tanto su carencia nos produce estrés, ansiedad y preocupación constante. Sin embargo, alejarnos de él o evitarlo solo hará que incurramos en erradas decisiones financieras que ayudarán a convertir a nuestras deudas en protagonistas. Si dejamos de temer al dinero no solo podríamos desarrollar completamente nuestra inteligencia financiera, sino que también alcanzaríamos uno de los máximos enunciados de las finanzas personales: hacer que el dinero trabaje para nosotros en lugar de trabajar nosotros por él.
---------
Sigue a Laura en Twitter @lalarodriguezc

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.