5 errores que los universitarios cometen con su plástico

Enviado el Lun, 28/03/2016 - 14:51
Si estás en la universidad y tienes una tarjeta de crédito, hay un par de cosas que probablemente estés haciendo mal.
5 errores que los universitarios cometen con su plástico

Obtener tu primera tarjeta de crédito es una de las cosas que marca la entrada al mundo financiero y a la etapa adulta. Muchos universitarios ni siquiera habían tenido que preocuparse de dinero antes de esto, pero una vez que obtienen su primer empleo, también entran las ganas de manejar un plástico y ahí es donde el manejo del dinero toma importancia.

Parte de manejar bien tus finanzas es aprender a manejar tus tarjetas de crédito y para hacerlo, estos son 5 errores que debes evitar:

1. Pensar que son un “invento de Satanás”:
Que son del diablo, creadas por un sistema que busca quitarte hasta el último peso y otras excusas más que la gente inventa. La verdad es que el problema no está en ellas, sino en la persona que las maneja. En lugar de echarle la culpa al sistema, debes tener en mente que todo depende de ti y de tus hábitos financieros.

2. Aceptar una tarjeta solo por los beneficios:
Por supuesto que juegan un papel importante pero tienen mucha más importancia para alguien que pagará todos los meses el saldo total que para una persona que tendrá que dividir sus compras en cuotas. ¿Por qué? Porque en el primer caso la tasa de interés no importará tanto pues cumplirá con sus pagos sin diferir en cuotas, pero en el caso de los universitarios es más común que paguen en partes, para que “les duela menos”, por lo que las tasas sí toman importancia.

3. No comparar las tarjetas antes de aceptarlas:
Si te ofrecen una, pide un tiempo para considerarlo antes de aceptarla, es decir, que te devuelvan la llamada después. Necesitas mirar qué te ofrecen los otros bancos y luego de haberlas comparado, recién tomar una decisión. Una forma útil de hacerlo es utilizando los comparadores de plásticos como el de Comparabien. Beneficios y tasas en una sola página.

4. Retirar efectivo:
Porque te urge y no sabes de dónde sacar o simplemente porque malgastaste la quincena y necesitas hacer algunos pagos. Retirar efectivo de tu tarjeta no te conviene porque muchas veces implica tasas más altas y comisiones que el banco te suma, además, te malacostumbra a utilizarla de una manera inadecuada.

5. Utilizarla para todo:
Hay ciertos productos que vale la pena financiar a crédito, sobre todo los que durarán más que la cantidad de cuotas en la que pagarás o aquellos cuyas ofertas solo son aplicables con crédito, pero cuando se trata de compras diarias o de pago de servicios, hacerlo con tarjeta no te conviene.

Toma en cuenta estos consejos y transforma tu experiencia financiera universitaria en las bases para una buena reputación crediticia.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.