Diferencias entre crédito de libre inversión y libranza

Enviado el Mar, 24/02/2015 - 15:20
diferencia entre libranza y libre inversion

Dentro de los créditos de consumo están aquellos destinados a la compra de bienes o al pago de servicios con fines no comerciales. En esta categoría encontramos el crédito de libre inversión, crédito rotativo y crédito de libranza. A continuación las diferencia, las ventajas y desventajas.

¿Qué es un crédito de libre inversión?

El crédito de libre inversión te permite acceder al dinero que necesitas de manera rápida, el banco hace un único desembolso por el monto acordado y el pago se realiza en cuotas de acuerdo a la tasa de interés determinada por la institución bancaria. Normalmente, la tasa de interés es alta ya que no hay garantía sobre el crédito. Las desventajas son los interés elevados.

¿Qué es una libranza y para qué sirve?

El crédito de libranza es una modalidad del crédito de libre inversión con un solo desembolso, que también se puede utilizar para lo que el usuario decida y tampoco hay garantía (no se pignora nada al banco). La diferencia con el crédito de libre inversión es que este se descuenta directamente del salario de la persona, es decir, por nómina. Ésta última responde a la pregunta ¿Qué es una libranza en un banco? Crédito de libranza sirve para usar en cualquier objetivo personal.

Esta condición presume que la opción de incumplimiento de pago es mucho más baja y por eso mismo las tasas de intereses también son menores. Además, los requisitos para acceder a este tipo de crédito son menos estrictos que en otros tipos de crédito. Lo más difícil de las libranzas es que es necesario que la empresa en la que trabaja el interesado tenga un convenio con el banco al que desea aplicar. En los últimos años, se ha convertido en el crédito de consumo preferido de los colombianos.

¿Qué es un crédito rotativo?

El crédito rotativo es otro tipo de crédito de libre inversión pero que no tiene un monto de desembolso único sino un cupo de crédito pre-aprobado que está disponible para el cliente cuando lo necesite. Este tipo de crédito normalmente tiene una tasa alta, ya que no hay garantía.

La manera de desembolso de este crédito usualmente es a través de una cuenta del cliente, de manera que, cuando necesita utilizarlo, se hace una transferencia por el valor deseado (total o parcial de su cupo) a dicha cuenta. Al hacerlo, generalmente el cliente acepta que dicho préstamo sea diferido al plazo decidido con el banco (generalmente 24 o 36 meses).

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.