Los consejos que nunca le dieron y debe saber para comprar carro en Colombia

Enviado por Equipo Comparabien el Vie, 28/06/2019 - 09:16
¿Comprar un auto bueno y barato es posible? ¡Claro que sí! Pero es necesario que sepa en qué debe enfocarse y qué puntos pasar por alto.

Los colombianos se están animando a tener carro propio y dejar atrás el Transmilenio, los taxis y transporte público. En muchos de los casos, porque representa mayor comodidad poder manejar el vehículo por las rutas que desee, llevar la cantidad de cosas que quiera, poner la música que se le antoje y disfrutar de esa libertad. Si bien el tráfico no es el mejor, gran cantidad de personas prefiere vivirlo desde la ventanilla de su carro que desde un bus público.

Sin embargo, esta compra puede resultar no tan provechosa si se realiza tomando en cuenta solo puntos superficiales o endeudándose más de lo que debería, con un modelo que ni siquiera le conviene. Es común que los jóvenes quieran conseguir todo al instante, pero este tipo de compras deben ser consideradas con cuidado, para así garantizar que termine contento y no lamentándose por meter la pata al escoger su carro.

Entonces, cuando se trata de comprar un vehículo, hay algunos puntos básicos a tener en cuenta: cuánto puede endeudarse, escogerá un auto usado o uno nuevo, qué gama le conviene, qué método de financiamiento utilizará, y si su presupuesto está preparado para los gastos adicionales. A continuación, le daremos los consejos clave para resolver todas las dudas.

1. No comprometa el resto de sus obligaciones para pagar el auto:
Su capacidad de endeudamiento es un punto que no debe pasar por alto. Revise sus ingresos y compruebe cuánto dinero le queda después de pagar todas sus obligaciones, porque eso es lo que podrá destinar al pago de la cuota mensual si es que financia su carro con un crédito. No lo olvide, sus deudas no deberían abarcar más del 30% de sus ingresos.

2. Auto nuevo o usado: No decida basándose en los mitos:
Que un auto usado es más peligroso, que un auto nuevo es una pérdida de dinero, entre otros mitos que rodean la compra de un vehículo. No decida basándose en esos comentarios; por el contrario, evalúe los pros y contras reales de esas opciones. Por ejemplo, la cantidad de experiencia que tiene tras el volante puede influir, porque algunos piensan que, si es un conductor no experimentado, será mejor no arriesgarse a chocar un auto nuevo. Pero especialmente, tendrá que ver con el precio que está dispuesto a pagar, con la garantía, entre otros puntos.

Si desea encontrar más tips para tomar una decisión, no deje de leer: Quiero un auto, ¿nuevo o usado?

3. Escoja el modelo pensando en sus necesidades:
No escoja el carro basándose en el estilo de vida que el gustaría tener, que se vería cool o que todos esperarían. Debe elegir pensando en lo que realmente necesita y el uso que le dará al carro. Aquí tendrá que diferenciar entre vehículos de gama baja, media o alta, y ver cuáles son los pros y contra de cada uno. ¿Le conviene una camioneta 4x4 si no tiene familia y usará el auto solo para ir al trabajo? ¿Será más útil un modelo más pequeño?

4. Sobre el crédito de auto: Compare, compare, compare:
Si está pensando en financiar la compra, sepa que cada entidad tiene condiciones distintas, tasas de interés diferentes y beneficios particulares. Entonces, para tomar una decisión, compare las alternativas disponibles y tenga tres opciones finales. No deje de lado el monto total que pagará por el carro, ya que a veces las personas suelen mirar la tasa de interés, pero olvidan los cobros por comisiones, seguros y demás, que pueden incrementar el total y marcar la diferencia entre una entidad y otra.

Por último, debe tener en cuenta que las condiciones pueden variar un poco dependiendo de si el auto es nuevo o usado. Puede conocer más sobre eso en: ¿Sabía que el crédito para auto usado no es igual que para auto nuevo? Conozca las diferencias.

5. Los gastos adicionales sí importan y no son una broma:
¿Para qué comprar un carro si no podrá mantenerlo? Así como lo lee. Un carro viene con gastos adicionales, empezando por el seguro vehicular –que es prácticamente obligatorio-, la gasolina, el estacionamiento, y el papeleo por la compra. Nadie dice que no compre, pero sí debe tener esos gastos en su mapa financiero, para estar seguro de poder pagarlos y no empezar con el pie izquierdo, endeudándose más y más.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios