¿Cree que para compras fuera del país puede elegir las cuotas de su tarjeta de crédito? Debe leer esto

Aprenda cómo funcionan las tarjetas de crédito colombianas en el exterior y vea cómo evitar pagar por varios años las compras que hizo durante su viaje.

Aunque lleve efectivo para cubrir la mayoría de gastos en su viaje al exterior, siempre será buena idea llevar una tarjeta de crédito. En países como Estados Unidos hay servicios, como el alquiler de autos, a los que sólo se puede acceder por medio de este instrumento. El problema es que las tarjetas colombianas no se comportan de igual forma dentro y fuera del país, y puede que haya tenido más de una discusión con el cajero porque no le preguntó el número de cuotas a las que quería diferir sus compras. (Lea Sepa qué responder si lo llaman para cobrarle)

Así es: fuera de Colombia no se puede elegir las cuotas de las compras con tarjeta de crédito. Entonces, ¿a cuántos meses queda el pago? Depende de cada tarjeta y banco, pero puede diferirse automáticamente a 12, 24 o hasta 36 meses. Es decir, podría estar pagando hasta tres años esos dulces que compró a última hora en el aeropuerto. Es por esto que, al momento de adquirir una tarjeta, o si ya la tiene, debe consultar a cuántas cuotas se difieren las compras internacionales. (Lea ¿Qué hacer si tiene deudas y queda desempleado?)

En realidad, es cuestión de hacer la tarea completa: conozca la tarjeta de crédito que tiene. Para empezar, debe saber si tiene habilitadas las compras internacionales, y luego averigüe cómo se comporta en estas transacciones. Asimismo, pregunte si tiene seguros o si le cobran una comisión, y si hay algún tipo de interés especial. Y por supuesto es clave que tenga clara la tasa de cambio con la que le cobran las compras.(Lea Las trampas de pobreza para los jóvenes)

El grueso de tarjetas colombianas cobra la compra con la tasa de cambio del día de la transacción, ya sean dólares, euros u otra divisa. Sin embargo, el precio del dólar interbancario es más alto que el de casas de cambio, por lo que el efectivo siempre será lo mejor para ahorrar en sus gastos del viaje. (Lea Ahorre $1 millón siéndole infiel a las marcas)

Camilo Silva, analista de Valora Inversiones, explica que “en el caso de que tenga una tarjeta estadounidense, o una que se comporte como estas (por esto debe consultar siempre con su banco), cada cuota se cobrará respecto al dólar de ese mes, por lo que es prácticamente una apuesta: puede que el dólar baje desde el momento que se realizó la transacción y que se ahorre algo, o puede ser lo contrario y que le salga más cara la compra”.(Lea El salvavidas financiero del que tal vez su banco nunca le contó)

Pero “la característica más importante que debe tener su tarjeta de crédito, que podría evitar que dure pagando tres años sus compras internacionales, es que le permita hacer pagos dirigidos. De manera que cuando llegue la compra, usted hace el pago mínimo y después de eso mira su extracto: busca la fecha y número de confirmación de la compra, así podrá abonar o pagar el saldo total, dejando de pagar intereses”, explica Carlos López, de Comparabien.com Colombia.(Lea Es probable que esté reportado en Datacrédito)

Cuando la tarjeta no permite realizar pagos dirigidos es más difícil salir de la deuda: “Si paga más que el mínimo, el excedente se aplicará primero a seguros, intereses y cuotas de manejo pendientes, y luego normalmente a las compras más antiguas: no necesariamente a las de más plazo, como las internacionales, que se difieren a más de 12 meses. Una solución para esto es llamar al banco y pedir que las compras que se hicieron fuera del país se difieran a menos cuotas”.(Lea Vea lo mucho que bajan los intereses con tan sólo cambiar de tarjeta de crédito)

De manera que, para evitar pagar por varios años las compras internacionales que se hicieron con tarjeta de crédito, habría dos opciones: la mejor es adquirir una tarjeta que permita hacer pagos dirigidos, así puede pagar específicamente las compras que hizo fuera del país, y la segunda opción (menos atractiva) es llamar al banco para rediferir estas compras a menos plazos.

Lo mejor es tener una tarjeta de crédito especial para cuando viaje fuera del país, que permita hacer pagos dirigidos y que no tenga muchos costos extras (seguros, comisiones, etc). La puede sacar semanas antes del viaje y luego cancelarla cuando termine de saldar sus deudas.

“También, por seguridad, es bueno hablar con el banco para activar y desactivar las compras internacionales de las tarjetas, pues hay casos de personas que regresan del viaje y un mes después les siguen llegando compras (les clonaron la tarjeta)”, recomienda Silva.

Otra alternativa para tener comodidad y maniobrabilidad y no pagar tantos intereses es sacar una tarjeta de crédito prepago. De esta manera se carga con un monto adecuado a la proyección de gastos durante el viaje y así podrá usar este instrumento fácilmente durante el viaje (como en el alquiler de autos) y evitará esclavizarse con las cuotas, pues no gastará más de lo que cargó.

Tenga en cuenta que un viaje fuera del país requiere una rigurosa planeación. Cuando son vacaciones, se puede empezar a ahorrar desde varios meses atrás, comprando divisas cuando se encuentran a buen precio, teniendo claros los gastos que podrá hacer en efectivo y los que requerirán tarjeta de crédito.

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.