Toma el control de los préstamos y tarjetas de crédito

Enviado el Lun, 17/03/2014 - 16:09
Toma el control de los préstamos y tarjetas de crédito

Los préstamos y las tarjetas de crédito pueden ser muy necesarios para la supervivencia de un individuo en el suministro de las necesidades esenciales que no pueden ser proporcionados por el simple hecho de una renta mensual; en otras palabras son las herramientas que nos permiten tener más cosas de las que podemos adquirir con el simple ingreso de la actividad económica que desempeñamos o en muchos casos salir de crisis en situaciones de emergencia.
Estas necesidades pueden incluir la de tener un automóvil, una casa, un fondo para la universidad y cualquier otra inversión comparativamente grande que requiera fondos.

LOS PRÉSTAMOS
Son básicamente un adelanto de los fondos monetarios que permitan a una persona hacer una inversión de su elección, en el que el importe inicial del préstamo, más los intereses calculados, tendrán que ser devueltos a la fuente del préstamo durante un período determinado de tiempo.
Suena bastante simple en un principio; y en cierto modo lo es, pero el problema se presenta generalmente cuando el individuo por una razón u otra no puede pagar la suma convenida por el préstamo obtenido. El no poder hacer los pagos puede causar muchos problemas e incluso ser considerado como un delito penal, que tiene una pena de cárcel en algunos países o estados.

Los fundamentos:
Por lo tanto, antes de pensar en la idea de tomar un préstamo, usted primero debe velar por la razón de que el préstamo es viable y si los medios de pago son a la vez seguros y consistentes.

La mayoría de los individuos adultos, van a través de gran parte de su vida laboral pagando los préstamos de su casa y automóvil que por lo general abarcan una buena parte de sus años productivos, pero al final lo ven como una buena inversión ya que estos elementos se consideran esenciales para la comodidad y la existencia humana.
Los préstamos deben ser obtenidos de fuentes legales, tales como bancos, agencias gubernamentales, compañías financieras y los demás establecimientos legales.

El préstamo garantizado requiere algún tipo de garantía para ser contemplado por el prestatario (entidad o individuo que recibe el préstamo), que serán retirados por el prestamista (entidad o individuo que presta el dinero), en el caso de que haya un defecto en los pagos del préstamo.
El préstamo sin garantía se da en los méritos de la persona que solicita el préstamo. Aquí no se necesita ninguna garantía, pero el mismo principio se aplica cuando en caso de incumplimiento de pago, los artículos adquiridos en el préstamo concedido a cabo, tales como la propiedad, inmuebles o los vehículos, se convierten o pasan a propiedad de la entidad.

Es importante siempre hacer una evaluación a conciencia de su situación económica antes de decidirse adquirir un préstamo, tener en cuenta también no solo el valor, sino los intereses y el tiempo que va adquirir la deuda. Por suerte existen sitios como comparabien.com que nos permiten, consultar la entidad, el tipo de préstamo y todos sus componentes que más se nos ajusten a nuestras necesidades y capacidad económica.

Espero que te haya gustado este primer capítulo introductorio sobre los fundamentos de los préstamos y sigas con atención esta serie que te irá desvelando en los próximos artículos más cosas importantes que debes tener en cuenta de los préstamos y las tarjetas de créditos.

---
CAPITULO 1: Fundamentos de los préstamos
Sigue a Daniel en su web

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.