Préstamos rápidos: Claves para que los millennials los usen sin morir en el intento

Enviado por Equipo Comparabien el Vie, 16/08/2019 - 09:10
Los préstamos rápidos son muy tentadores y aunque no lo crea, pueden ayudar a los jóvenes a crear un historial crediticio.

A todos nos gustaría ser capaces de costear todos nuestros gastos, sin tener nunca que pedir prestado. Sin embargo, en algunos casos, lo que más nos conviene para cumplir nuestras metas o afrontar laguna situación, es recurrir a un crédito. ¿Qué pasa cuando el auto no arranca, perdió algunos libros de la universidad, se dañó el calentador de agua en casa o alguna cosa que está fuera de nuestro control? En ese momento, la prioridad es solucionar el problema, y si no contamos con el dinero ni con ahorros, debemos buscar otra opción.
 
En el sistema existen los ya conocidos préstamos rápidos. Estos mini créditos se han convertido en los favoritos de las personas y eso se debe a las características puntuales que poseen:
 
-          Se otorgan en un tiempo mucho menor a los créditos tradicionales.
-          En algunos casos, ofrecen no tomar en cuenta si está reportado en Datacrédito o alguna central de riesgo.
-          Prestan cantidades limitadas de dinero.
-          Se devuelven en un corto plazo.
 
Una vez que se conoce cómo funcionan los préstamos rápidos, es posible darles un buen uso. En el caso de los millennials, muchos no cuentan con una gran cantidad de ingresos, pues apenas están terminando la universidad o empezando a trabajar, por lo que conocer las claves para sacar provecho a estos créditos, permitirá que aporten a su economía no tan abundante, en lugar de perjudicarlos.
 
1. Usarlos para crear historial crediticio
Este punto es clave para los millennials. Muchos aún no se han relacionado con el mundo crediticio en ninguna forma. No tienen tarjetas de crédito y nunca han pedido algún préstamo. Esto hace que cuando soliciten algún financiamiento que necesiten, haya muchas posibilidades de que lo nieguen o les den tasas de interés muy altas, debido a que no hay información disponible sobre su comportamiento crediticio. ¿Son buenos pagadores? ¿Malos? ¡No se sabe!
 
En este sentido, los préstamos rápidos ayudan a demostrar que sí cumplen con los pagos y que no representan un riesgo. Como estos créditos no requieren revisar el historial crediticio, los otorgarán sin problemas. Lo que tocará después será devolver el dinero de manera puntual. Algo que puede hacer es solicitar el crédito y cubrir con él algunos gastos mensuales, y una vez que reciba su salario, pagar toda la cuota a tiempo.
 
2. Cubrir una emergencia
Son situaciones inesperadas que surgen de un momento a otro y que no pueden esperar para ser resueltas. Aquí, estos préstamos juegan un papel importante porque ayudan a solucionarlas sin perder tanto tiempo. Los jóvenes pueden utilizar estos créditos para cubrir esas emergencias, siempre y cuando tengan seguridad de contar con el dinero en la fecha del pago. Ya que, de no hacerlo, no solo pagarán los intereses sino también una penalidad por atraso.

3. No utilizar más de uno a la vez
Otro consejo a tener en cuenta para aprovechar los créditos rápidos sin perjudicarse es no abusar de ellos, pues eso no le saldrá barato ni gratis. Pedir uno tras otro, hace que se vuelvan dependientes de ellos y que no busquen generar ahorros para fortalecer su economía. Estos créditos no son tan baratos como parecen, pues los intereses suelen ser bastante altos, así que utilizarlos para todo tipo de situaciones no es lo más recomendable.

4. Considerarlos para “multiplicar” el uso de instrumentos financieros
Una razón válida para usarlos tiene que ver con fortalecer su historial crediticio. Uno de los puntos que las entidades financieras consideran al evaluar el perfil de las personas es qué tantos productos financieros ha usado.

Entonces, si tiene la oportunidad de adquirir uno de estos créditos, hacerlo ayudará a que ese indicador suba y mejore su perfil. Por supuesto, la idea es que siempre los pague con puntualidad, pues si no lo hace esto lo perjudicará en lugar de beneficiarlo.

Ahora, si lo que busca al final de todo es un préstamo rápido barato, lo ideal es que antes de tomar una decisión, compare sus alternativas. De esta manera verá qué opción es la más conveniente y la solicitará. Compare las tasas de interés, las condiciones y también los plazos que le dan, ya que algunas instituciones podrían ofrecer préstamos rápidos con un plazo mayor que otras.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios