Préstamo rápido: 3 situaciones en las que sí le convendría solicitarlo

Enviado por Equipo Comparabien el Jue, 04/07/2019 - 10:20
¿Es posible conseguir un préstamo rápido en Colombia? La respuesta es sí, pero no necesariamente es bueno que lo haga siempre. Identifique los momentos que le convienen.

Pedir un préstamo y obtenerlo el mismo día, en cuestión de horas o minutos, sí es posible. En diferentes países de Latinoamérica están presentes los préstamos rápidos, microcréditos, préstamos inmediatos, entre otros nombres, y Colombia no es la excepción. Básicamente, este producto financiero permite que las personas accedan a la cantidad de dinero que necesitan en un tiempo mucho menor al de las entidades financieras tradicionales, y con menos requisitos que en la mayoría de casos.

Estos préstamos rápidos son solicitados para ser pagados en un plazo corto, que puede ir entre los 7 días hasta los 30, o en algunos casos, 90 días, es decir, tres meses. Pero quizás lo que más llama la atención de los solicitantes es que, de nuevo, a diferencia de las entidades tradicionales, el historial crediticio parece no jugar un papel determinante.

Al solicitar un préstamo clásico, es común que el comportamiento financiero del pasado influya en la aprobación del crédito, mientras que, con estos microcréditos, no importa si ha sido reportado o si no le fue bien pagando sus deudas anteriores. Para muchos, esta es la principal razón por la que solicitan este tipo créditos, ya que sí o sí podrán acceder al financiamiento que necesitan.

¿Puntos en contra?
Hasta el momento parece un sueño hecho realidad ¿no? Pero como con cada cosa, es necesario tomar precauciones. Estos préstamos tienen muchas cosas a favor, pero también debe ser consciente de que la tasa de interés suele ser más elevada que en los préstamos tradicionales, es decir, con los bancos y financieras conocidos. ¿Por qué? Le están prestando a quienes nadie más quiere prestar y, lo hacen de forma rápida, por lo que las tasas de interés elevadas es una manera de cubrir el riesgo.

¿Cuándo solicitarlos?
Entonces, ¿qué debe hacer con respecto a estos créditos? ¿Convertirlos en sus mejores amigos o alejarse de ellos? En realidad, depende de la situación. Es posible identificar tres momentos en que solicitarlos es algo recomendable.

1. Si tiene una emergencia:
Nadie puede prevenir una emergencia. Si algún familiar sufre un accidente, si aparece alguna enfermedad repentina, etc., esas emergencias nos ponen en aprietos si no tenemos ahorros para solucionarlas y necesitamos reaccionar en el menor tiempo posible. Aquí, solicitar un préstamo rápido es una opción interesante y conveniente, ya que accederá al dinero en poco tiempo y podrá conseguir lo que necesita en el plazo indicado para devolverlo.

2. Si hay algún gasto que no pueda esperar:
Hay algunos gastos que aparecen y que deben ser solucionados en ese momento. Quizás no se trate de una emergencia, pero sí de algo que no puede esperar, como algún arreglo en casa, o si se daña algún instrumento de trabajo, entre otros casos. Nuevamente, el factor tiempo juega un rol importante, por lo que estos préstamos pueden sacarlo del apuro.

3. Si algo escapó a su presupuesto:
La memoria puede fallarle a cualquiera, y si hay algún pago que olvidó colocar en el presupuesto mensual y cuando llega el momento ve que no cuenta con el dinero necesario y la fecha de vencimiento está pisándole los talones, nuevamente se trata de una situación que los microcréditos pueden ayudar a solucionar.

En cualquiera de los casos, debe tener en cuenta que el dinero a solicitar no pueden ser cantidades muy elevadas, ya que es una característica de estos créditos; además, debe estar seguro de poder cumplir con el plazo establecido, pues de no hacerlo, no solo estará pagando una tasa de interés que ya de por sí es alta, sino también los cargos por mora y comisiones por atrasos.

Y ¿por qué no usarlo en cualquier otro caso?
Básicamente, porque en cualquier otra circunstancia tendría el tiempo necesario para esperar por la solicitud regular en un banco o entidad financiera que le ofrezca tasas de interés más cómodas y más beneficios, de manera que pagaría menos por ese dinero. Un crédito de libre inversión podría ayudarlo a cubrir esa necesidad, pero si es necesario obtener el dinero al instante por tratarse de una de las situaciones arriba mencionadas, es ahí donde se abre la posibilidad de un préstamo rápido.

Por último, otro punto que no se puede dejar de lado es que, por la facilidad con la que estos préstamos pueden ser solicitados, hay personas que se vuelven dependientes de ellos, y los utilizan mensualmente para completar sus presupuestos, pagar uno tras otro, etc. Esto, definitivamente, no es recomendable. Debe quedar claro que estos préstamos son un instrumento que ayudará en caso de necesitarlo y no tener otra opción, ya que su costo es elevado.

Johanna Bernuy | Periodista y blogger

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.

Comentarios