Lo Increíble del Colchón Financiero

Enviado el Mar, 05/11/2013 - 15:45
Lo Increíble del Colchón Financiero

Que yo sea un experto financiero no significa que no haya cometido errores con el dinero, o que siempre haya administrado mi dinero o que no se me antojen las cosas. A pesar de que mi personalidad tiende a ser del equipo de los organizados, yo tuve que escuchar, leer y aprender para lograr tomar control de mi dinero. Escuché sobre el presupuesto y lo entendí de inmediato y, desde el primer mes, esto trajo paz a nuestro hogar. Dejar de pedir prestado también fue algo que me tomó tiempo entender. Yo estaba en un hoyo financiero y la idea de no tener pagos me sonaba muy bonito. Nunca me hubiera podido imaginar la paz que el fondo de emergencia traería a mi matrimonio y a mi mente.

Por eso, yo le recomiendo que acelere el pago de las deudas. Muchos, al salir de las deudas, empiezan a celebrar y tienden a quitar el pie del acelerador y nunca terminan con el fondo de emergencia. Es increíble el cambio y la paz que llega a su vida cuando hay un fondo de emergencia. Cuando se acuesta en un colchón financiero, duerme como un bebé. La palabra “crisis” desaparece de su vocabulario. No es que la vida deje de dar “patadas”, la diferencia es que ahora usted ya no grita porque, cuando hay un colchón financiero, no duele tanto.

Ahora bien, no me malinterprete, tener un fondo de emergencia no es la felicidad, pero por lo menos tiene para la Aspirina cuando le duela la cabeza. Nosotros, como familia, sabemos cómo es vivir sin un fondo de emergencia; todavía recordamos esa pesadilla. Pero ahora que lo tenemos, nos trae tanta paz que no queremos tocarlo, ni siquiera para las emergencias. Salga de sus deudas lo más rápido posible y mantenga el acelerador hasta el fondo para juntar un buen colchón financiero.

---
Sigue a Andrés:
www.andresgutierrez.com. Sígalo en Twitter: @elshowdeandres y en Facebook.com/elshowdeandres

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.