3 señales que muestran que ese carro no es para ti

Actualizado el 1 de Julio 2018
Si estás evaluando la posibilidad de adquirir un auto, toma en cuenta estos tres factores para determinar si realmente te conviene.
3 señales que muestran que ese carro no es para ti

Elegir con cuidado el modelo que adquirirás es la principal preocupación al momento de comprar un carro. Es necesario asegurarse de que el auto elegido es conveniente en todo sentido, es decir, se adecúe a su estilo de vida, al uso que quieres darle y también, al presupuesto que tienes.

Y es que darse la sorpresa de que el modelo que compró al final es más un problema que una solución, es algo que nadie quiere pasar.

Lista de Productos Sugeridos

Productos Recomendados:

Créditos de Vehículos

Mezubo

Créditos de Vehículo Usado

desde 19,42% EA

Monto: $10.000.000 a $120.000.000
Plazo: 12 meses a 60 meses

Banco de Occidente Credencial S.A.

OcciAuto Livianos Nuevo

desde 20,84% EA

Monto: $0 a más
Plazo: 6 meses a 84 meses

Banco BBVA Colombia S.A.

Linea de Financiamiento Vehiculo Nuevo

desde 22,26% EA

Monto: $1.000.000 a $300.000.000
Plazo: 12 meses a 76 meses

Aplican condiciones según las especificaciones de cada producto

Entonces, si has empezado la búsqueda del auto ideal, estas son tres señales que el ayudarán a identificar en qué momento debes decir “adiós” y mirar otras opciones.

1. El plazo y las cuotas no cuadran

Si la única forma de costear el auto a través de un crédito es pagando el máximo que puede asumir durante el máximo plazo del crédito, significa que ese auto está fuera de su alcance y por lo tanto, no te conviene. Lo ideal debería ser que puedas costear el vehículo en un plazo medio y con una cuota que no sea la mínima pero que tampoco ponga en riesgo sus otras obligaciones.

2. Tienes elementos y/o funciones que no usarás

Viste el auto y te encantó el diseño y lo que puede hacer, pero es consciente de que gran parte de su precio se debe a ciertas funciones que, en realidad, no encajan con su perfil. Por ejemplo, la parte trasera es muy amplia, como para trasladar diferentes cosas, pero tú vives solo y las posibilidades de que las uses son nulas.

O tiene un diseño especial para recorrer las carreteras en caso de viajes al interior, pero tú no suele realizar ese tipo de recorridos. Es necesario asegurarse de que el auto tiene lo que necesita, pero no terminar “comprando de más”, ya que demandará una mayor inversión.

3. Los repuestos son escasos y caros

Si es una marca cuyos repuestos demoran mucho tiempo en ser importados y, además, son escasos y por consiguiente, tienen uno de los precios más elevados en el mercado, deberías pensarlo dos veces. Esto porque conforme pase el tiempo, el auto necesitará repuestos y mantenimiento, y la idea es que puedas asumirlos sin que tu cartera quede vacía.

Evalúa estos aspectos y una vez que te decidas, elige el mejor crédito de auto para tu compra. La única forma de encontrarlo, comparando las alternativas disponibles. Para eso, utiliza el comparador de Comparabien.

¿Te gustó este contenido?

Suscríbete a nuestro newsletter para que puedas recibir consejos financieros todos los meses.